english

SIDS (Síndrome de muerte infantil repentina)

El Síndrome de muerte infantil repentina ataca a pequeños menores de un año de edad y algunas veces se le conoce por el nombre de “muerte de cuna”. Las siguientes son algunas cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo del SIDS:

  • Ponga al bebé a dormir sobre su espalda. Si el pequeño tiene problemas para respirar o si escupe mucho después de alimentarlo, pregunte a su médico en qué posición debe ponerlo para dormir.
  • No fume durante el embarazo y no permita que nadie, usted inclusive, fume cerca de donde se encuentre el bebé después de nacer.
  • No abrigue demasiado al bebé. Vístalo con la misma cantidad de ropa que usted usaría. No lo envuelva en muchas mantas o paños. Si ve que está sudando, tiene el cabello húmedo o un color rojizo en la piel, es posible que tenga demasiado calor. La fiebre, la respiración acelerada o el no poder dormir, pueden ser indicativos de que tiene mucho calor.
  • Ponga a su bebé a dormir en un colchón firme. No permita que duerma sobre superficies blandas como almohadones, almohadas, mantas, un sillón, pieles, almohadillas de espuma o camas de agua. A veces a esto se le llama asfixia por posición.
  • Amamante a su bebé. El amamantar ha demostrado ser saludable para su bebé.

Cuídese a usted y cuide al bebé. Durante el embarazo, consulte a su médico a menudo y no consuma drogas ni alcohol. Después de dar a luz, hable con el pedíatra sobre cualquier cambio que note en su bebé.

Para más información sobre el SIDS, visite la página web (www.health.utah.gov/rhp) o llame al programa SIDS del Departamento de Salud, (801) 538-9459.